Cinco valores que forman el corazón de la empresa

Hay hombres sin principios,

y hay principios que no son dignos de hombres.

Crear una empresa desde cero siempre es complicado, mantenerla en el tiempo es todo un logro, pero crearla sin ningún tipo de principios es una muerte asegurada. Los principios y valores son los pilares sobre los que toda organización debe sustentarse.

Nacer, crecer y desarrollarse olvidando cuáles fueron nuestros inicios, nuestro propósito empresarial, el problema que intentamos solucionar y lo que vamos a aportar al mundo, no nos conducirá a buen puerto. Más bien, naufragaremos en alta mar, iremos perdiendo marineros, produciremos fuertes oleajes y seremos el punto álgido de las tormentas. Y si no, tiempo al tiempo.

Leí el otro día en Superrhheroes una entrevista a Francisco Alcaide, reconocido conferenciante y escritor en temas de management, que afirmaba hay dos formas de conseguir resultados: teniendo en cuenta los valores y a las personas o pasando por encima de ellos”. Y sinceramente, esos directivos que eligen la segunda opción solo por su ambición, tarde o temprano, les llegará su juicio.

Vivimos en un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo, o lo que los expertos en recursos humanos denominan VUCA. Pero de ahí, a infringir las propias normas morales o más bien prescindir de ellas, sin considerar a las personas que tenemos a nuestro alrededor pudiendo producir daños irremediables, hay todo un océano.

photo-1443827423664-eac70d49dd0dEl mundo empresarial funcionaría mucho mejor si existiera un firme compromiso con una serie de principios y valores, que a mi tela de juicio, son fundamentales.

¿Y cuáles son esos valores o principios?

Son los valores que deben reflejar la propia identidad corporativa, ser el corazón de la empresa y estar presentes tanto en los momentos de calma como en los de tempestad. Para mi hay cinco inamovibles:

  1. Humildad: tanto para reconocer los logros como los errores y fracasos. Y es algo que lamentablemente en el mundo de los negocios, a veces escasea. El ego es más fuerte que la esencia y la ambición llega a cegar de tal manera, que corrompe incluso a quién pensábamos que no llegaría a ese límite.
  2. Lealtad: es una virtud que se desarrolla en la conciencia. Lealtad hacia los propios valores, hacia nuestra esencia e identidad como empresa, y hacia las personas que la forman. Aquellos que traicionan carecen de ella.
  3. Respeto: hacia uno mismo, hacia los empleados, hacia los clientes y sobre todo respeto hacia el sector al que pertenece la empresa. No respetar el sector produce desconfianza en el mismo, dañando, sin lugar a dudas, a otras empresas que sí respetan y se hacen de respetar.
  4. Honradez: una buena organización que pretenda ser de calidad y luche por la excelencia debe ser honrada. No es ético alardear de temas que no son verdad, ni hacer creer que “somos los mejores” cuando no tenemos hechos que lo demuestren.
  5. Responsabilidad: sobre lo que se dice y sobre lo que se hace. Todo debe guardar una armonía. Si no te haces responsable de tus palabras y hechos las personas perderán la confianza en ti y en tu organización.

Estos cinco VALORES que forman el CORAZÓN de la empresa, harán que con el paso del tiempo sea más sólida, equilibrada y genere un impacto positivo en la sociedad, logrando así una ventaja diferencial.

Photo credit:  Todd DeSantis

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s