10 claves para ser tu propio Líder

“Todos piensan en cambiar el mundo,

pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”

Tolstoi

La pasada semana participé en un evento organizado por “El Factor K” en Valencia. A través de mi conferencia Inspírate y Lidera tu vida” aporté las diez claves que yo considero fundamentales para liderar nuestra vida y que paso ahora a relatarte:

  1. Conócete: muchos de los problemas que tenemos suceden porque no nos conocemos a nosotros mismos. No hemos invertido tiempo en descubrir nuestros talentos diferenciales, así como las áreas que queremos mejorar. Nos sentimos perdidos, porque desconocemos dónde estamos y dónde queremos dirigirnos. Conocerse implica aceptarse y aceptarse implica, además, ser conscientes de nuestro lado más oscuro.
  1. Ama lo que haces: cuando nos conocemos descubrimos qué es lo que nos gusta a hacer, y cuál es nuestro propósito en la vida. De esta manera nos será más fácil orientar nuestra vocación a nuestra profesión. Amar lo que hacemos, es ofrecer nuestra mejor versión buscando además el bien común, valorándonos y disfrutando día a día del camino.
  1. Responsabilízate de tu vida: en la vida existen dos tipos de personas, las victimistas o inconscientes, y las conscientes o responsables de su vida. Unas piensan que no pueden cambiar su situación y que nada depende de ellos. Las otras saben que pueden iniciar el cambio, cogen las riendas de sus vidas, son proactivas y realizan su propia transformación personal.
  1. Sé Valiente: los líderes son personas valientes acostumbradas a pasar a la acción. No tienen miedo a la independencia, a salir de su zona de confort y a iniciar cambios. Quieren descubrir y desarrollar todo su potencial, seguir creciendo y mejorando continuamente. Aunque comprenden que muchas veces tendrán que nadar contra corriente y no gustar a todo el mundo.celia-dominguez
  1. Confía: si no confiamos en nosotros mismos difícilmente podrán confiar los demás. La autoconfianza es un rasgo común en los líderes, confían en ellos y en sus posibilidades, y no se derrumban cuando la vida les presenta un problema, pues entienden que, o bien lo podrán resolver, o bien podrán aprender de él.
  1. Cultiva la Paciencia: todo lo bueno en la vida llega poco a poco. El éxito no nos sorprende de la noche a la mañana, llega tras la constancia, el esfuerzo, la persistencia y grandes dosis de paciencia. Solo sabrás donde has llegado cuando mires atrás y veas todos los pasos que has caminado. Como decía Steve Jobs “no se puede conectar los puntos hacia adelante, solo puedes hacerlo hacia atrás”.
  1. Acepta tus Emociones: no nos han enseñado inteligencia emocional y la hemos tenido que aprender por nosotros mismos. Cada emoción que se te presente en tu vida te está señalando algo, acéptala, aprende y crece. No te dejes arrollar por el remolino emocional, pero tampoco intentes ocultar lo que hay en tu interior. Se un mero espectador de cada emoción.
  1. Comprométete: sin compromiso no alcanzaremos nuestros objetivos. Los líderes son aquellas personas que están cien por cien comprometidas con sus objetivos, saben qué quieren y van a por ello.
  1. Vive Aquí y Ahora: en la vida existiría menos sufrimiento si viviéramos más en el presente y menos en el pasado o en el futuro. El pasado no podemos cambiarlo y el futuro aún no ha llegado, así que disfruta del ahora y siembra en él las semillas que quieres ver florecer mañana.
  1. Adquiere educación financiera: recibir educación financiera nos permite resolver nuestros problemas y conflictos económicos. El dinero, muchas veces es fuente de problemas, así como de creencias y miedos internos, por eso es imprescindible trabajar nuestra inteligencia financiera. Aquí los chicos de “El Factor K” te pueden ayudar. Pero recuerda, la verdadera riqueza se halla en tu interior, y tú tienes las claves para cambiar esas creencias y adquirir un mayor bienestar.

Estas son mis diez claves. Ahora eres tú el que debes decidir si quieres liderar tu propia vida o prefieres ser una víctima del sistema y de las circunstancias.

#CeliaTeInspira en management

#MartesInspirados

Anuncios

Seis habilidades del buen organizador de eventos

Detrás de un buen evento hay un equipo de profesionales que se encarga de toda la organización y gestión del mismo con el fin de cumplir una serie de objetivos. Personas que, gracias a su formación y expertise, se convierten en Knowmads, aportando todos sus conocimientos y talento en la realización de eventos únicos.

Estamos ante una profesión, la de organizador de eventos, no solo de presente sino de futuro y así lo avala el “I informe sobre la situación actual de los Eventos en España” elaborado por Aevea (Agencias de Eventos españolas asociadas) y Prnoticias que concluye que “El sector de eventos mueve alrededor de 6.900 millones de euros en España y da trabajo a miles de profesionales”.

El organizador de eventos o event manager además de seguir una serie de mandamientos, reúne unas habilidades  que vas a poder descubrir en este vídeo de #MartesInspirados.

Frase para tu inspiración:

“Un evento es una oportunidad única para generar una experiencia memorable”

Geovanna Nassar, gerente y planner de Keypeople

#CeliaTeInspira en organización de eventos

Cinco valores que forman el corazón de la empresa

Hay hombres sin principios,

y hay principios que no son dignos de hombres.

Crear una empresa desde cero siempre es complicado, mantenerla en el tiempo es todo un logro, pero crearla sin ningún tipo de principios es una muerte asegurada. Los principios y valores son los pilares sobre los que toda organización debe sustentarse.

Nacer, crecer y desarrollarse olvidando cuáles fueron nuestros inicios, nuestro propósito empresarial, el problema que intentamos solucionar y lo que vamos a aportar al mundo, no nos conducirá a buen puerto. Más bien, naufragaremos en alta mar, iremos perdiendo marineros, produciremos fuertes oleajes y seremos el punto álgido de las tormentas. Y si no, tiempo al tiempo.

Leí el otro día en Superrhheroes una entrevista a Francisco Alcaide, reconocido conferenciante y escritor en temas de management, que afirmaba hay dos formas de conseguir resultados: teniendo en cuenta los valores y a las personas o pasando por encima de ellos”. Y sinceramente, esos directivos que eligen la segunda opción solo por su ambición, tarde o temprano, les llegará su juicio.

Vivimos en un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo, o lo que los expertos en recursos humanos denominan VUCA. Pero de ahí, a infringir las propias normas morales o más bien prescindir de ellas, sin considerar a las personas que tenemos a nuestro alrededor pudiendo producir daños irremediables, hay todo un océano.

photo-1443827423664-eac70d49dd0dEl mundo empresarial funcionaría mucho mejor si existiera un firme compromiso con una serie de principios y valores, que a mi tela de juicio, son fundamentales.

¿Y cuáles son esos valores o principios?

Son los valores que deben reflejar la propia identidad corporativa, ser el corazón de la empresa y estar presentes tanto en los momentos de calma como en los de tempestad. Para mi hay cinco inamovibles:

  1. Humildad: tanto para reconocer los logros como los errores y fracasos. Y es algo que lamentablemente en el mundo de los negocios, a veces escasea. El ego es más fuerte que la esencia y la ambición llega a cegar de tal manera, que corrompe incluso a quién pensábamos que no llegaría a ese límite.
  2. Lealtad: es una virtud que se desarrolla en la conciencia. Lealtad hacia los propios valores, hacia nuestra esencia e identidad como empresa, y hacia las personas que la forman. Aquellos que traicionan carecen de ella.
  3. Respeto: hacia uno mismo, hacia los empleados, hacia los clientes y sobre todo respeto hacia el sector al que pertenece la empresa. No respetar el sector produce desconfianza en el mismo, dañando, sin lugar a dudas, a otras empresas que sí respetan y se hacen de respetar.
  4. Honradez: una buena organización que pretenda ser de calidad y luche por la excelencia debe ser honrada. No es ético alardear de temas que no son verdad, ni hacer creer que “somos los mejores” cuando no tenemos hechos que lo demuestren.
  5. Responsabilidad: sobre lo que se dice y sobre lo que se hace. Todo debe guardar una armonía. Si no te haces responsable de tus palabras y hechos las personas perderán la confianza en ti y en tu organización.

Estos cinco VALORES que forman el CORAZÓN de la empresa, harán que con el paso del tiempo sea más sólida, equilibrada y genere un impacto positivo en la sociedad, logrando así una ventaja diferencial.

Photo credit:  Todd DeSantis