Vuélvete Auténtico

Uno de los mayores retos de la vida es aprender a ser auténtico. Desprenderse del Ego que hemos construido durante años, el cuál, lo único que hace es darnos una falsa seguridad y protección, es todo un acto de valentía al que muy pocas personas acceden. En un mundo donde reina la desconexión, Nadie es como parece“. Nuestras máscaras nos impiden conocer y conectar con las personas, y por tanto nos impiden amarlas de verdad.

🔼¿Porqué tenemos tanto miedo a mostrarnos tal y cómo somos?🔼

Yo considero tres factores fundamentales:

  • Miedo al qué dirán: lamentablemente nos importan demasiado los comentarios ajenos. Estamos más pendientes de lo que opinan otras personas que de cultivarnos interiormente y reforzar nuestra confianza y autoestima.
  • Miedo a sentirnos vulnerables o débiles: al mostrarte tal y cómo eres las personas ven tus temores, tus inseguridades, tus frustraciones y se abre una brecha a través de la cuál te puedes sentir herido.
  • Miedo a no ser amado y aceptado: a veces, las personas prefieren ajustarse a los cánones requeridos por un grupo, comunidad o sociedad, para sentirse integrados, aunque piensen y/o sientan de manera diferente. Este miedo lleva consigo intrínseco un temor a la soledad.

De estas cuestiones reflexiono en este pequeño vídeo que puedes encontrar en mi canal de YouTube 🎥

Frase para tu inspiración:
“Estoy muy agradecida por sentirme vulnerable, porque implica que estoy viva”

Brené Brown, autora del libro -El poder de la vulnerabilidad-

#CeliaTeInspira en inteligencia emocional

Anuncios

Nadie es como parece

“Cuando éramos niños, pensábamos que cuando fuéramos mayores ya no seríamos vulnerables. Pero crecer es aceptar la vulnerabilidad. Estar vivo es ser vulnerable”

Madeleine L´Engle

Vivimos en un mundo en el que falta autenticidad, andamos perdidos sin saber muchas veces quiénes somos, ni dónde vamos. Nos resulta más fácil escondernos tras unas máscaras, que mostrar nuestra verdadera esencia. Y es que, nos han enseñado a crearnos y creernos personajes, a fingir que somos fuertes y completamente invulnerables. Pues no está bien visto, tropezar, no está bien visto ser emocionalmente sensible o susceptible. Es mejor sonreír y simular que todo está bien, que gritar a los cuatro vientos que estás herido o que te has hundido.

Hace pocos días regresé de mis vacaciones en Cuba, un descubrimiento del que me llevo grandes aprendizajes. La gente en La Habana es maravillosa, amable, servicial y siempre con una sonrisa en la boca. Aparentemente felices, sin apenas tener nada. Aparentemente felices, sin necesitar nada.

Pero cuando hablas con ellos cara a cara, te acaban confesando cómo se sienten en realidad, “somos como los payasos, que sonríen por fuera y están tristes por dentro”, –nos comentó un cubano.

Nadie es como parece”, reflexioné.

Esto, me llevó a pensar que nosotros no somos muy distintos a ellos, teniéndolo todo, seguimos sin sentir plenitud y felicidad. ¿o será que la felicidad no está en lo material? Ya lo he expresado alguna vez, recuerda el post cuando menos es más”.

Disimulamos lo mejor que podemos nuestras inseguridades y miedos, creyéndonos fuertes, construyendo una capa de protección a nuestro alrededor, ¡¡¡no vaya a ser que no me acepten, no vaya a ser que me hieran o que no me quieran!!!. Nos falta AMOR, somos nuestros peores jueces y no sabemos amarnos a nosotros mismos.

Y te hablo desde la propia experiencia, yo me he autoengañado miles de veces, me he creído más fuerte de lo que soy, y he jugado un papel en el teatro de la vida que no me pertenecía. Supongo que la raíz de todo es el miedo, o tal vez, aún reina en mi cierta inconsciencia que coloca un tupido velo en mis ojos que me impide hacer consciente aquella parte de mi que no me gusta. Porque, lo admita o no, el ego siempre quiere salir a bailar. También es posible que, como a todos, no me guste ser juzgada y me duela ser malinterpretada. Aunque quizá yo también juzgue y ponga en filo a los demás.

Sin embargo, reconozco que estoy en el camino del aprendizaje, que no es una carrera de fondo, ni pretendo que lo sea, que prefiero ir poco a poco indagando en mi interior y evolucionando. Y la vida, que es un sinfín de sorpresas e incertidumbre, te (me) irá mostrando por el camino espejos en los que poder mirarte, obstáculos con los que poder crecer y retos de los que aprender. Y será en esos momentos en los que toque practicar más que nunca la aceptación, la comprensión hacia ti y hacia a los demás, porque nada ni nadie es lo que parece ser. Todos tenemos una historia y unas experiencias detrás de esas máscaras que nos han conducido a mostrar solo aquello que queremos mostrar, una ínfima parte de lo que somos en realidad. El resto, quizá, sea cuestión de tiempo y, por supuesto, de AMOR y comprensión.

#CeliaTeInspira en inteligencia emocional

 

El miedo a la independencia

“El ser humano nace libre y, sin embargo,

por todas partes se encuentra encadenado

Jean Jaques Rosseau

Desde que nacimos hemos ido creando vínculos de dependencia por miedo a sentirnos solos. Primero con nuestros padres y familiares, luego con amigos, parejas y hasta con objetos materiales. Suplimos nuestras propias carencias con las dependencias emocionales. Huimos de la soledad, porque creemos que es un lugar feo y oscuro en el que nos van a atacar los monstruos –esos que únicamente están en nuestra cabeza-.

Nos hemos inventado el miedo al abandono, como si no pudiéramos valernos por nosotros mismos, como si no hubiera vida después de que una persona se marche. Nos cuesta mucho hacernos cargo de nosotros mismos, nos supone un mundo aceptar que somos los únicos responsables y co-responsables de la vida que llevamos, sin darnos cuenta que crecer implica llevar las riendas. Y llevar las riendas incluye madurez y responsabilidad.

La dependencia, tanto de personas como de bienes materiales, acaba convirtiéndonos en esclavos y coartando la esencia de la vida, que no es otra que la libertad. Nada ni nadie te pertenece, y tú no eres posesión de nadie. No aceptes a alguien que te diga “eres mía”.

julia-caesar

Somos emocionalmente inmaduros, cuando no somos capaces de alejarnos de lo que nos hace daño, cuando no toleramos que alguien que ya no quiere estar a nuestro lado, alce el vuelo. Somos emocionalmente inmaduros, cuando seguimos pensando en el pasado, cuando nos atamos a recuerdos, a sensaciones, y a momentos que ni están, ni volverán. Cuando impedimos la libertad de los demás e imponemos nuestro propio criterio sin escuchar. Cuando paseamos con el dolor a cuestas y elegimos el papel más fácil, el de víctima. Somos emocionalmente inmaduros, cuando somos incapaces de disfrutar el ahora y de decir adiós sin culpa y sin rencor.

Aferrarte no va a salvarte, lo único que hace es cegarte. El apego, tal y como señala Sergio Fernández en su libro “Vivir con abundancia” busca seguridad en lo externo, pero nada externo puede proporcionarte lo que solo puedes encontrar en tu interior. Tu felicidad, no depende de lo que tengas o de a quién tengas, ya de por si (aunque aún no lo sepas) tienes todo para ser feliz. Te tienes a ti.

El amor,

solo es Amor,

si va firmado por la libertad y la independencia.

#CeliaTeInspira en inteligencia emocional

#MartesInspirados

Photo credit: Julia Caesar

Enséñales tú a ser mejores

“Nunca sabrás lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte

sea la única opción que tengas”

Bob Marley

Tal vez tu vida no ha sido un camino de rosas y te has ido encontrando en ella personas con espinas que han intentado plasmar sobre ti sus inseguridades y frustraciones, sus dolores y su falta de autoestima. Tal vez, te has sentido dañado, te has hundido y te has preguntado, ¿porqué a mi? ¿porqué yo?, ¿qué hice para merecerlo?. Lo fácil es desmoronarse y querer vengarse, culpar y no remediar. Sin embargo, en la vida, aunque no lo creas, siempre vas a tener la opción de reaccionar de otra manera. O mejor dicho, de no reaccionar y mantener tu paz y bienestar, pues esas personas lo único que pretenden es hacerle cosquillas a tu ego.

Pero, ¿y si empezamos a mirar a esas personas de otra forma?. “Cuando eres plenamente consciente dejas de estar en conflicto” afirma Eckhart Tolle en su conocido libro `El poder del ahora´. Y es que, no hay mayor demostración de consciencia y sabiduría que mantener la paz y controlar los incesantes rebotes del ego. El remedio, es simple, hacerlo con tu propio ejemplo.

Enséñales tú, porque ellos no han sabido hacerlo mejor. Enséñales con tus actos, pues a través de los hechos mostrarás que el daño no se paga con rencor, que el dolor no se cura con venganza, que la decepción no se diluye con la distancia, y la desconfianza no desaparece actuando desde la rabia.

Enséñales tú, porque ellos aún no son conscientes. Ofréceles el amor que existe en tu corazón a través de buenas palabras, de gestos amables, y de la luz que es capaz de irradiar tu mirada. Sabes que, por mucho que no le gustes a todo el mundo, tienes la oportunidad de seguir sembrando el bien. Planta tu semilla y riégala día a día con buenas acciones.

Enséñales tú a ser mejores. Ayúdales, sin esperar nada a cambio, sin esperar que lo entiendan, que te den las gracias o que, quizá, te admiren por ello. Solo el tiempo sabrá colocar las piezas en su lugar.

#CeliaTeInspira en inteligencia emocional

#MartesInspirados

Photo credit: Jon Flobrat

 

Si quieres Crecer emprende

El pasado 15 de noviembre estuve tal y como hago todos los años en el Día de la persona emprendedora de la Comunidad Valenciana (#DPECV2012), una macrojornada que tiene como objetivo impulsar el emprendimiento y fomentar el espíritu emprendedor. Me gusta asistir a este tipo de eventos en los que me relaciono con otros emprendedores y puedo aprender con las diferentes ponencias que se realizan

Me había presentado al concurso Emprendeplus junto a mi compañera de batallas, Pilar García (@pgmorell), en la modalidad de experiencia emprendedora relatando mi experiencia así como las cualidades que debe poseer un emprendedor. Obtuve el premio a la mejor experiencia emprendedora de la Comunidad Valenciana con “la pasión es lo que motiva al emprendedor” .

Alegría, felicidad, satisfacción, orgullo… una vorágine de sentimientos me inundaron. La luz se reflejaba en mi cara, sentí que todo mi esfuerzo, mi lucha diaria, mi trabajo constante, mis errores, y mis imposiciones personales estaban dando sus frutos. Una nueva etapa ha comenzado, estoy en el camino correcto, estoy haciendo lo que siempre desee hacer, estoy emprendiendo y estoy creciendo.

Emprender te permite crecer

No se trata de ningún juego, no es algo pasajero, es un camino que hay que recorrer y que te va a permitir crecer. Es algo que se lleva dentro, es una inquietud que te aprieta, es una sensación constante de querer realizarte personal y profesionalmente. Es, en definitiva, tu historia personal, la verdadera razón de vivir, tal y como nos mostró Rosa Ana Cremades de Fundesem en su ponencia Emprender con el corazón.

Pero para empezar a crear nuestra propia historia personal antes hay que comenzar a escuchar y observar las señales que nuestro interior nos quiere mostrar. Es fundamental ejercer un autoconocimiento previo, saber que es lo que queremos, descubrir nuestros puntos fuertes, conocer nuestros puntos débiles y empezar a actuar. Reflexionar, aceptar, cambiar, evolucionar, transformar y comenzar a caminar…

Nunca desistas de tus sueños, sigue las señales . La vida es generosa con quien vive su leyenda personal  (Paulo Coelho)

Y tú, ¿ya sabes cuál es tu historia personal? Toma tus propias decisiones y empieza a escribir el libro de tu vida.

Escucha el audio de mi entrevista en Radio Xàtiva Ser aquí

Noticias en prensa:

La setabense Celia Domínguez recibe el premio a la mejor experiencia emprendedora (Provincias)

Celia Domínguez, mejor experiencia emprendedora (Portal de Xàtiva)

Premios y reconocimientos de los concursos DPECV2012 (Ceei)

La Esencia más pura y dura

Siempre he pensado que existe algo dentro de cada uno de nosotros que nos empuja a llevar a cabo determinadas acciones en la vida. Siempre he pensado que ese impulso interior es el verdadero motor de nuestra vida, el que nos da energía y nos ilumina en los momentos de mayor penumbra.

Siempre he pensado que existe una fuerza ilimitada que nos ayuda a superar los obstáculos, a sentirnos autorrealizados, a mirar más allá de las nubes y a tener la valentía y coraje de atravesar el frondoso bosque de árboles que impide nuestro crecimiento personal y auténtico. Y todo esto es lo que yo denomino “esencia”, la identidad más pura y natural que posee cada individuo.

“Nuestra esencia condiciona nuestra existencia”

Pero,  ¿nos hemos parado alguna vez a escucharla? ¿nos hemos detenido alguna vez a sentirla? ¿nos hemos atrevido alguna vez a mirarla?. Pocos son los valientes que tienen la osadía de descubrirla y dejarse guiar por ella. Cierto es, que detenerse en esta ajetreada vida para buscar en el interior cual es nuestra verdadera esencia resulta una tarea ardua y difícil que además suele producir un miedo apabullante, el cual nos paraliza.

Porque ¿y si no nos gusta lo que vemos? ¿y si lo que encontramos no es lo que estamos realizando? ¿qué es lo que puede pasar?. Tan sólo que llegaremos a un lugar vacío, desconocido e incomodo que nos producirá una lucha con nosotros mismos, un yo externo contra un yo interno, una apariencia contra una esencia.

Una vez superada la barrera del autoconocimiento y auto-aceptación, nosotros elegimos y decidimos; elegimos que camino seguir, el aparentemente cómodo y fácil guiado por las circunstancias y la rutina, o el arriesgado y extraño mundo de los sueños y anhelos de nuestro interior, que nos conducirá al logro de nuestros objetivos y metas de la mano de nuestra más pura y dura esencia.

Tú eliges, tú decides y sólo tú tienes el poder de conectar con tu esencia y conseguir que lo que hoy es una visión mañana sea una realidad. Lidera tu vida porque sólo así brillarás todos los días.